En cuanto al formato, este proyecto se caracteriza por ser un material informativo, analítico, de alcances teóricos y críticos, enfocado en los problemas del Conocimiento Científico y Tecnológico, que circula en medios informáticos-digitales, tales como los discos compactos (CD, DVD, BR) y los espacios y recursos Web.

 

En el fondo, se trata de un esfuerzo en pro de la formación de excelentes investigadores, tras la promoción de la más alta calidad de nuestras investigaciones latinoamericanas en función de nuestras necesidades de desarrollo, soberanía, independencia y autonomía productiva

 

 

 

 

 

Hasta ahora este proyecto está cumpliendo sus dos primeras fases. La primera de ellas, comprendida entre 2014 y 2015, estuvo orientada a deslastrar los estudios sobre la Investigación Científica de toda esa creciente ralea de académicos cantinfléricos y estafadores intelectuales, poetas fracasados, artistas mediocres e impostores intelectuales (como los llama Sokal). Todos ellos se infiltraron en nuestras universidades aprovechando las puertas que, con honestidad pero inocentemente, les abría la llamada "Investigación Cualitativa" (Fenomenología, Hermenéutica, Investigación Antropológica) y demás corrientes de pensamiento que nacieron con la Patrística, el Intimismo y el Iluminismo entre los S. I y XVI y que ahora renacieron en las últimas 6 décadas en términos de vivencialismo y experiencialismo. Aunque el enfoque epistemológico que subyace a estos dos paradigmas es válido y legítimo, resultó la puerta de más fácil acceso para el ingreso de todos esos farsantes que predican el relativismo, la irracionalidad, el pensamiento complejo, el misterio y el lenguaje excluyente e incomprensible, comportándose como proselitistas y profetas, pero jamás como investigadores. El daño que le hacen a la investigación universitaria es de tal magnitud que resultó necesario iniciar todo un contraataque académico basado en razonamientos y argumentaciones, el cual está lejos de concluir, porque ellos, precisamente, no razonan. Ese es su rasgo básico. Pero seguimos empeñados en ello. 


  

En la segunda fase, actual, que comienza en Mayo de 2016, el Proyecto se adscribe a un cambio de enfoque en los estudios sobre Investigación Científica. Aquí se avanza al menos en dos tramos evolutivos adicionales: se sigue la persistente batalla contra los estafadores universitarios y los cantinfléricos académicos. Y, yendo más allá, luego de haber deslastrado la Epistemología de los nefastos seminarios y clases de Metodología de la Investigación, de sus inefables profesores que jamás investigan pero que pretenden enseñar a investigar y, principalmente, de los autores de los rentables libritos de Metodología de la Investigación, que sólo prescriben cosas sin saber por qué se prescriben y sin justificarlas, de allí el proyecto trasciende hacia la Epistemología, hacia un sistema filosófico que ya no prescribe cosas, sino que explica por qué se usan tales y cuáles perspectivas y operaciones de investigación en lugar de otras. Este tramo ya fue abordado en la misma primera fase 2014-2015 de este Proyecto. Pero ahora, como siguiente tramo evolutivo, se busca trascender la Epistemología y las visiones filosóficas en busca de una Ciencia Naturalizada, de naturaleza evolucionista y cognitiva que resulte, tal como propusieron Popper y Quine, entre muchos otros, una verdadera TEORÍA DE LA INVESTIGACIÓN, desligada de especulaciones a priori y vinculada tanto a la biología como a la Ciencia Cognitiva (ver Programa: justificación)